Buscar este blog

Cargando...

sábado, 26 de febrero de 2011

Viajar en la línea 80 - Transporte Nueva Chicago

Ir de Liniers a Mataderos se vuelve una odisea ya que sólo se dispone de un colectivo para llegar y el servicio es pésimo.
No se trata solamente de la frecuencia de servicio sino de la falta de respeto con la que se dirigen los choferes a los pasajeros.
Tardan cuarenta minutos en llegar a la parada y luego llegan cuatro unidades juntas de las que sólo paran dos (con suerte) y los choferes arrancan sin importar la gente que está subiendo y sin asegurarse que estén todos arriba.
Está de más decir que ninguno va a intervenir en el caso que suban personas mayores, mujeres embarazadas, bebés en brazos o discapacitados ni les interesa en lo más mínimo si logran sentarse o no.
Al llegar al destino logicamente no pararán en la parada señalizada y gritarán descortezmente cuando se señalice el error.
Cuando se les pregunta cuál es la causa del terrible servicio dicen que pasan muchas barreras, que todo el recorrido viajan con el coche lleno y que es responsabilidad de la empresa sus condiciones de trabajo.
En caso que sea así ¿qué culpa tienen los pasajeros? En sí todas las personas tienen sus inconvenientes pero nadie sube al colectivo gritando y maltratando al chofer por sus días complicados ¿no tendrían que someter a los conductores a evaluaciones psicológicas para determinar si están en condiciones para ocupar su puesto de trabajo?
Un día un chofer se equivocó de recorrido y en la Avda. Eva Perón en vez de doblar a la derecha para tomar luego tomar Piedrabuena se confundió y dobló a la izquierda como lo hace el ramal Murguiondo. Cuando los pasajeros le avisaron su equivocación el chofer giró en U en la avenida (donde transitan más de 3 líneas de colectivo y todos los camiones que llevan las vacas desde el Mercado de Liniers  hacia todos los destinos) fue un milagro que no haya ocurrido un accidente serio. No sólo pasó eso sino que la empresa no reprendió ni sancionó al chofer y lo que es más grave: sigue manejando como si nada hubiese pasado.
Implementar un servicio óptimo es posible y están los claros ejemplos de las líneas 132 (como la mejor de la ciudad), la 50, el 8, el 152, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada